Menú

El hogar es un lugar común

Pedro Chan
Melissa Dávila
Gladys M. Alayola
Gabriel Niquete

Visítanos:
Entrada gratuita
Lunes a Viernes | 9 am - 6 pm
Sábado | 9 am - 2 pm

Confirm assistance

El sentido de intimidad ocurre al interior del hogar, como una especie de sueño real que nos cobija en la calidez de las sábanas, visiones cercanas de situaciones cotidianas que nos hacen pensar en aquello, en aquello debería estar bien. Sin embargo una tensión insinúa algo; alrededor, todo parece estar siniestramente en desorden, como una silueta que espera al otro lado de la calle, esperando a que salgamos a seguirnos. Una sombra que obscurece todo aquello que permanece extraño, se posa en nuestro hombro y se llama incertidumbre. El no salir significa no enfrentarse, pero ello no significa que no se le piense.

El hogar como lugar común aparece entonces como tema y preocupación en esta exposición de arte joven yucateco; la intimidad y lo personal, aquejado y señalado por el gremio de las artes como una banalidad, ocurre ahora como una preocupación genuina; lo personal es político y viceversa. La intimidad, la memoria, la identidad y la reflexión respecto a sentimientos que le competen a uno como ser humano, son ahora un tema contundente que se aborda en la producción de estos artistas.

Erick Of Gorostegui

Curator

Exposición colectiva 2022

El hogar es un lugar común

Nuevo arte yucateco

Curaduría: Erick De Gorostegui








    Da click a un artista para ver sus obras

    Pedro Chan

    Fotógrafo

    Melissa Dávila

    Fotógrafa

    Gladys Méndez Alayola

    Pintora

    Gabriel Niquete

    Pintor

    Pedro Chan | 1996

    La intimidad, la arquitectura el gesto de estar en ella aparece en la fotografía de Pedro Chan como un gesto de registro intimista, de una preocupación por la calidez de lo cotidiano. Formado como arquitecto, pero con una sensibilidad nata para la fotografía de registro, Chan nos muestra una serie de escenas, en cuya forma se encuentra una arquitectura blanca, casi onírica acompañada de una serie de ruinas que nos hace pensar en capas de historia.

    En esta serie de fotografías, Pedro Chan de forma casi documentalista, realiza un genuino retrato de aquello que el mismo considera importante: gestos de intimidad y pertenencia, hombres que parecen llevar toda una vida trabajando en el retrato de si mismos, hogares que parecen nunca haberse movido; la identidad aparece entonces como un gesto casi inmóvil, y es precisamente en esa quietud donde se encuentra el misterio del hogar.

    Melissa Dávila | 1996

    El paisaje, las flores y el acto de encontrarlas con el archivo y la memoria, son parte del quehacer de Melissa Dávila en su proceso artístico. Mismo que tiene como objetivo el encontrar la relación de la fotografía con el ser humano, como es que esta atraviesa la memoria, define la identidad y la encuentra ahí, preguntandose en la comodidad de un jardín frondoso, ¿Son las Flores una Trampa? Que nos miran bellas, perplejas.

    Mediante archivo fotográfico encontrado, proveniente de su padre, Dávila hace un anuncio sobre las Montañas de Nuevo León, sobre saberlas en la infancia y extrañarlas en la adultez al mirar la planitud yucateca. Una serie de flores que ha encontrado en su jardín le sirven a la artista para explorar la nostalgia y lo intimo que esta resulta, desde el gesto sutil de estas plantas tan pequeñas y en apariencia tan frágiles, que evocan tanto la vida como su propia fuerza en constante movimiento.

    Gladys Méndez Alayola | 1995

    La introspección, lo personal e intimo que aparece en los espacios, son el tema de las Pinturas de Gladys Méndez Alayola, quien mediante el uso de colores fluorescentes y luminosos, nos hace ver esta realidad inquietante y difusa, una noche ajetreada junto con sus luces de neón. Una retícula que se nos impregna en la mirada, ahí donde la arrastramos y este gesto extraño de reconocemos ahí en ese espacio, ajeno a la ves que familiar.

    La forma en la que percibimos estos espacios, tales como vestíbulos, oficinas, recepciones, a su vez que animales, insectos y flores; de como parecen resultar en un retrato de lo ajeno para hablar de lo cotidiano; de lo alienado para hablar de lo intimo. Méndez Alayola nos sumerge en su pintura como a un sueño de cualidades estridentes, una pesadilla que no lo es del todo, un sueño apacible que nos cobija como un monstruo que sabemos seguro y amigable.

    Gabriel Niquete | 1992

    El barro como material, su propia quema y el gesto de encontrar en los ancestros mayas un gesto de identidad y pertenencia para traer al presente son elementos que forman parte de la reciente exploración escultórica de Gabriel Niquete, quien mediante procesos rústicos de modelado, recrear visiones contemporáneos de los aluxes, seres mitológicos cuyo fin era el hacer travesuras, el hurto de objetos brillantes y dulces, a su vez, que fungen como guardianes, antes de la milpa, ahora del hogar, pues es en sus campos y sus selvas en donde se construye.

    La identidad aquí se re visita, como un bello jardín que ha sido bellamente ornamentado; como gnomos guardianes vigilan quien se posa en ellos, los aluxes de Niquete salvaguardan el espacio con suma cautela, a su vez que con monstruosidad, como un espejo de nosotros mismos que nos ha devuelto una bocanada, un gesto de fiero que incita al peligro a su vez que al cuidado. Estos seres mayas exploran la nostalgia de la tierra depredada, de la selva que ahora son casa y concreto, de las tradiciones que bellamente nos regalan nostalgia.

    Catálogo de obras de El hogar es un lugar común

    Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.